Ha de pactarse en capitulaciones.

En este régimen pertenecen a cada cónyuge los bienes que tuviese en el momento inicial del mismo, y los que después adquiera por cualquier título.

 A cada cónyuge le pertenece, por lo tanto, la propiedad, el disfrute, la administración y la disposición de sus propios bienes. 

Ambos cónyuges contribuyen a las cargas del matrimonio proporcionalmente a sus bienes y salarios.

De las deudas contraídas por cada cónyuge, responde exclusivamente su patrimonio.


Si quieres más información rellena este formulario

Por favor, revisa los campos seleccionados
He leído y acepto la política de protección de datos política de protección de datos

Gracias por contactar con nosotros

En la mayor brevedad posible nos pondremos en contacto con usted