Cuando una persona fallece, sus herederos han de decidir su aceptan su herencia o la rechazan (es lo que se llama repudiación). La renuncia ha de ser expresa y en documento público o auténtico.  Es irrevocable, esto es, una vez que se otorga ya no vale cambiar de opinión. Se es heredero o se deja de serlo con todas las consecuencias, y para siempre.

Si quieres más información rellena este formulario

Por favor, revisa los campos seleccionados
Antes de firmar/enviar tu solicitud, lee y acepta nuestra información básica sobre protección de datos, contenida en nuestra política de uso de datos

Gracias por contactar con nosotros

En la mayor brevedad posible nos pondremos en contacto con usted